Toda la información sobre operación de Próstata con Láser de Tulio

La Próstata obstructiva consiste en el aumento desmesurado del tamaño de la próstata, causado en la mayoría de los casos debido a los cambios hormonales provocados por la edad. La Hiperplasia Benigna de Próstata no es una condición médica muy extraña, ya que la gran mayoría de los hombres pueden llegar a sufrirlo al llegar a ciertas edades. El principal problema de este aumento de tamaño de la próstata es que causa una serie de síntomas muy molestos que deterioran de forma considerable la calidad de vida del paciente.

Si los síntomas de la Hiperplasia Benigna de Próstata no pueden ser solucionados mediante medicamentos, lo más recomendable es someterse a una Operación de Próstata. Una de las más recomendables, por su efectividad y sus ventajas tanto intraoperatorias como postoperatorias es la Operación de Próstata con Láser de Tulio

 

¿Por qué es necesario someterse a una Operación de Próstata con Láser de Tulio?

Antes de nada es importante conocer qué es y para que sirve la próstata. Se trata de un órgano glandular que forma parte del aparato reproductor masculino. Entre sus funciones se encuentra la producción de parte del líquido seminal, cuya mayor parte es producida por las la vesículas seminales, sirviendo este líquido para proporcionar nutrientes a los espermatozoides. Su localización exacta es debajo de la vejiga y frente al recto. La próstata se encuentra atravesada por la uretra, conducto por el que pasa la orina y el semen.

A medida que los hombres envejecen, la próstata aumenta en tamaño, debido a lo cual padecer esta dolencia no es infrecuente , si no lo contrario, es frecuente que con el paso de los años antes o después desarrollen un crecimiento de la próstata. Se presenta un verdadero problema en la próstata cuando este crecimiento es desorbitado y provoca síntomas  durante la micción, es decir, al orinar por la presión que realiza sobre la vejiga, en cuyo caso nos encontramos con lo que llamamos hiperplasia benigna de próstata.  Son las hormonas y la edad los principales factores que desarrollan este crecimiento fuera de lo normal. Existen dos tipos de hiperplasia benigna de próstata:

  • Hiperplasia benigna de próstata microscópica: la herramienta con la cual se estudia la próstata es el microscopio. No se presentan síntomas habitualmente y en la mayoría de los hombres es lo normal.
  • Hiperplasia benigna de próstata macroscópica: Solamente la mitad de los hombres llega a sufrirla y lo más probable es que los problemas clínicos sean identificables en el 50% de los casos.

La Operación de Próstata con Láser de Tulio reduce el sangrado intraoperatorio al mínimo, favoreciendo la recuperación.

En la hiperplasia benigna de próstata sintomática se pueden presentar los siguientes signos clínicos:

  • Intermitencia en la evacuación urinaria
  • Infecciones de la orina
  • Resistencia al vaciado completo de la vejiga
  • Menor tamaño y fuerza del chorro
  • Retenciones de la orina
  • Mayor frecuencia urinaria diurna y sobre todo nocturna
  • Sangre en la orina y problemas renales
  • Incontinencia urinaria

Con una ecografía se determina el tamaño de la próstata. Normalmente, la ecografía se lleva a cabo para decidir la elección entre una operación de resección transuretral de próstata o una cirugía abierta o laparoscopia, debido a que en el caso de que el tamaño de la próstata sea mayor de 60 gr la resección transuretral no puede llevarse a cabo.

Con la Operación de Próstata con Láser de Tulio se reducen las complicaciones en los pacientes de riesgo.

Operación de Próstata con Láser de Tulio

Cuando se trata de una operación de reducción de próstata mediante el láser de tulio solamente es importante conocer el tamaño para saber cuanta cantidad de tejido es necesario eliminar. Gracias a la Operación de Próstata con Láser de Tulio es posible tratar próstatas de todos los tamaños.

 

¿En qué consiste la  Operación de Próstata con Láser de Tulio ?

La Operación de Próstata con Láser de Tulio es lo último en tecnología láser para el tratamiento de la hiperplasia benigna de próstata, aportando numerosas ventajas con respecto a sus predecesores, entre los que encontramos el láser verde, así como en los procedimientos tradicionales como la resección transuretral de próstata o la prostatectomía por laparoscopia o abierta.

La Operación de Próstata con Láser de Tulio dura entre 35 y 45 minutos, menos que en las cirugías tradicionales.

El abordaje mediante láser de tulio de una próstata obstructiva, puede realizarse con diversas técnicas, pero en ambos casos se realiza bajo anestesia general. Todas se realizan de forma transuretral, a través de la uretra, mediante el uso de un cistoscopio adaptado y debidamente lubricado. Antes de introducir la fibra de haz láser se introduce un líquido seroso en la cavidad con el objetivo de expandir la vejiga y la uretra prostática, mejorando así la visibilidad del médico y facilitando el manejo del láser.

Las técnicas quirúrgicas para el abordaje de una próstata obstructiva mediante el Láser de Tulio son 2:

 

Vaporización de próstata con Láser de Tulio

La vaporización del tejido prostático consiste en el calentamiento de una zona del adenoma prostático elevando la temperatura del agua intracelular hasta los 100 grados, momento en el que se produce la evaporación de ésta así como del resto del material celular. El radio de acción del Láser de Tulio es tan preciso que el poco calor que se dispersa hacia el tejido adyacente a la zona evaporada provoca un efecto hemostático que minimiza el sangrado.

Gracias a la Operación de Próstata con Láser de Tulio las posibilidades de sufrir incontinencia urinaria o disfunción eréctil se reducen a entre el o y el 1% de los casos.

 

Vaporesección de próstata con Láser de Tulio

Se trata de una combinación de la técnica de Vaporización junto con la tradicional resección transuretral de próstata. La vaporesección es una técnica bastante más compleja que la vaporización aunque no requiere de instrumental adicional. Esta práctica es perfecta para el tratamiento de próstatas de tamaño medio-grande, permitiendo su vez extraer parte del tejido prostático para su posterior análisis en el laboratorio.

Las características de la vaporización permiten que la estancia hospitalaria y el tiempo de sondaje se minimicen, gracias a que el sangrado es prácticamente nulo.

Operación de Próstata con Láser de Tulio

La duración de la Operación de Próstata con Láser de Tulio suele ser de entre 30 y 45 minutos, tiempo menor que el de las cirugías tradicionales.

¿Cuál es el periodo de recuperación tras la Operación de Próstata con Láser de Tulio?

Tras la cirugía, el paciente es trasladado a la sala de recuperación donde permanecerá hasta que se estabilicen sus constantes vitales. La hospitalización normalmente se reduce a 24 horas, aunque existen casos en los que el paciente pasa dos días. El caso más común es que el paciente abandone el hospital sin sonda y en el momento en que recupere la micción espontánea. Todo esto es posible gracias a que con la intervención de láser de tulio el sangrado es mínimo. Por último, la recuperación en casa consiste en reposo relativo unos días.

¿Cuáles son los riesgos y las ventajas que conlleva la Operación de Próstata con Láser de Tulio?

La eliminación de los síntomas de la hiperplasia benigna de próstata es la primera ventaja y el objetivo de la cirugía. Probablemente si no se realiza la cirugía, los síntomas se agravarán incidiendo significativamente la calidad de vida del paciente.

Las ventajas más destacables de someterse a una Operación de Próstata con Láser de Tulio en lugar de una operación convencional son:

  • La velocidad del láser tulio. El tiempo que dura la operación es menor que en la resección transuretral o la vaporización con otros láser, como es el láser verde.
  • Sangrado mínimo. Como se comenta más arriba, durante la vaporización, parte del calor del láser se dispersa hacia las zonas adyacentes causando un efecto hemostático que evita el sangrado.
  • Se puede determinar la cantidad de tejido vaporizado.
  • Reducción de la estancia en el hospital. A diferencia de los procedimientos tradicionales como la resección transuretral, la estancia hospitalaria es generalmente de 24 horas.
  • Las probabilidades de sufrir incontinencia urinaria o disfunción eréctil a causa de la operación son mínimas.
  • Menor probabilidad de complicaciones durante y después de la cirugía. Las complicaciones en los procesos tradicionales son poco probables e incluso raras, con el uso del láser tulio estas probabilidades disminuyen todavía más.
  • En pacientes de riesgo se reducen las complicaciones. No existen riesgos añadidos  para someterse a esta intervención en pacientes de edad avanzada, aquellos que padecen cardiopatías o que toman anticoagulantes.

Al someternos a la operación de próstata con láser de tulio, aunque las probabilidades son mínimas, existen algunos riesgos como los asociados con la anestesia o los de cualquier otra cirugía (sangrado, hematomas, etc). Existen riesgos que, aunque poco probables, son posibles como es el caso de la incontinencia urinaria, la hemorragia incoercible, la eyaculación retrógrada, la no consecución de la mejora de la calidad de la micción, la perforación de vísceras como el recto, el intestino o la vejiga, la estenosis uretral y los tromboembolismos venosos.

Con todo esto, en la Operación de Próstata con Láser de Tulio son muy escasas las probabilidades de que se produzcan estas complicaciones y mucho menores que en los procesos tradicionales.

Los riesgos en los que coinciden los procedimientos tradicionales con la Operación de Próstata con Láser de Tulio en importancia y probabilidad son:

  • En un alto porcentaje de los casos aparece la eyaculación retrógrada. Con el uso del láser tulio las probabilidades disminuyen ligeramente, pero siguen siendo equiparables.
  • En el tejido prostático no extirpado no se elimina el riesgo de desarrollar cáncer de próstata.